martes, 2 de octubre de 2012

LA BIBLIOTECA DEL TEATRO COLÓN

En el díario La Nación del día de la fecha pude leer la siguiente carta de lectores vinculada con la desaparecida Biblioteca del Teatro Colón de Buenos Aires, la cual transcribo a continuación:  
"La excelente nota de la Dra. Suárez Urtubey ha sido la única, en muchos años, que recuerda la pérdida que representa el cierre de la Biblioteca del Teatro Colón. Durante sus casi 70 años de vida, sirvió de centro de investigación y consulta, sin que sea posible su reemplazo dada la especialidad del material allí existente, muchas veces único. Lo mismo puede decirse del archivo del teatro, que atesoraba miles de carpetas de contratos, correspondencia y documentos (algunos del siglo XIX) que, al parecer han desaparecido. No sé si la Dra. Suárez Urtubey ha tenido oportunidad de visitar el Museo Azzarini de La Plata, que también poseía una notable biblioteca y amplia documentación en materia musical, y que en una visita de hace dos años encontré en total estado de abandono. Las autoridades olvidan su promesa de reabrir la biblioteca y guardan silencio, como también quienes se mueven en el ámbito de la cultura. Cesar A. Dillon LE 4.301.536" 
No puedo más que adherir in totum a lo manifestado en ella.
La Ciudad en general y el Teatro Colón en particular, han sufrido un nuevo cercenamiento en su patrimonio cultural.
En lo personal, soy bastante esceptico sobre el actual destino de los fondos bibliográficos y documentales, por años atesorados en ella, hasta su cierre en el 2006.
Lamentablemente, a nuestros gobernantes, poco les interesa la cultura. Esta indolencia, esta desidia, va muchas veces acompañada de una política sistemática de saqueo del patrimonio colectivo que si no es fomentada, resulta vilmente tolerada, circunstancia que los convierte en cómplices de tales hechos aberrantes.
Sucede pues que, ellos, están más entretenidos en defender sus intereses de clase, que llevar nuevos vientos a la ciudadanía. Esta indolencia, esta desidia, muchas veces acompañada de una política sistemática de saqueo del patrimonio colectivo, que priva a las generaciones presentes y futuras de elementos imponderables para su crecimiento cultural.

No hay comentarios: